Claudia y el monstruo

Hay un monstruo en tu habitación, Claudia. Despierta. ¡Anda, despierta! Y tú despiertas, y escuchas su respiración en alguna parte, cerca de ti. Por un momento no sientes miedo; no sabes aún que tu vida está amenazada. Y entonces lo ves: una sombra más oscura en la oscuridad de tu alcoba. Sólo tienes siete años, …

Anuncios

Trampa con cereza

—Quiero hacerte el amor. —Primero me tienes que atrapar. Él corrió detrás de ella cuando echó a correr por la floresta. La persecución duraba horas y días, y él comenzaba a pensar que nunca la podría hacer suya. El rastro que ella dejaba era apenas visible, flotaba más que corría, podría pensarse. Jadeaba, rendido. Decidió …

La radióloga

A veces me masturbo y trato de pensar en ella, aunque no la recuerdo bien. Debía tener unos treinta y cinco años, pero como eso sucedió cuando yo tenía trece es muy probable que fuera bastante más joven y a mí me pareciera una señora. Estaba hospitalizado. Esa tarde le dije a mi mamá que …

PamTekElha

Yo no sé si es verdad, sólo conozco la historia que me contó Jorge Villarruel, el famoso escritor que vive en la casa de enfrente (famoso según cuentan los clientes de la cocina económica donde a veces platicamos; la verdad es que nunca he visto su nombre en ninguna revista importante). Sólo conozco esa versión, …

El cuerpo de Cristina estaba en el armario

El cuerpo de Cristina estaba en el armario. Lo descubrí esta mañana a causa del olor que despedía. Catorce días de descomposición impregnando el aire de la alcoba. Un domingo hace ya dos semanas, Cristina y yo discutimos fuertemente. Las causas de nuestro enojo fueron las mismas que causan el enojo de todos los matrimonios …

Olimpia

Llegué a Penumbria en el otoño del 4,667; el 31 del 10 a las tres en punto. Al menos, eso era lo que decía mi lunario de pulso (de bronce y ópalo, que funcionaba gracias a los poderes de nuestros más brillantes magos y geólogos especializados en el cuarzo y otras piedras), pues en Polt, …

La espiral

Has visto un ghoul. Los monstruos no existen, pero has visto uno, lo que significa que son reales. O quizá lo imaginaste. No, no lo imaginaste, era real, estaba en el mismo callejón que tú anoche, devorando al viejo Banky, el vagabundo. Es una lástima, no era un mal tipo, a veces te invitaba de …