Nico no estaba muerta

Nico

Para Adriana Barrera Era otoño. Nico no estaba muerta. Era 1999. Y ella lucía vieja y joven, eterna. Yo viajaba en bicicleta, mirando a los otros ciclistas. Un mujer rubia, de ojos distantes y sonrisa extraordinaria aunque triste, y quizá un poco fría, pasó junto a mí. Era Nico. Di media vuelta sobre la hojarasca …

Anuncios

Cuentos desde la cripta, o la vida del escritor en la oficina

El trabajo mata. El trabajo de oficina, la rutina, el transporte lento, el sobrecupo, los demás, los jefes incompetentes, los directores creativos que nunca se presentan, todo eso va destruyendo el espíritu (y uso la palabra "espíritu" en su sentido menos metafísico posible, en su acepción de ánimo, vivacidad, valor, fuerza moral, ingenio). Las horas …