Queer = Heteropatriarcado. Sheila Jeffreys, una lectura

¿La comunidad LGBT reproduce los roles heteropatriarcales?

Cada día estoy más convencido de que el feminismo radical es la verdadera izquierda y el único motor de cambio real en el mundo, y en la importancia de apoyar y reforzar este movimiento desde todas las trincheras.

En años recientes, se ha atacado a las feministas con arguentos absurdos; que si la tercera ola, que si feminazis, que no son como las feministas verdaderas de antes; cuando la realidad objetiva es que las “feministas de antes” son las mismas de ahora, las radicales, las que luchan hoy por las mismas cosas por que lucharon las mujeres de hace dos siglos, de hace un siglo, de hace 50 años: el reconocimiento del derecho de las mujeres a la vida y a la libertad.

En dos siglos, poco ha cambiado. Sí, desde hace varias décadas, tienen derecho a votar y a estudiar y a tener un empleo, pero a lo que no tienen derecho en la práctica, es a no ser acosadas, golpeadas, violadas o asesinadas. Tienen derecho a vivir una sexualidad activa y promiscua, pero no a no tenerla. Tienen derecho a ser “trabajadoras sexuales”, no a señalar que la prostitución es una forma de violación legal, y que la industria de la prostitución y de la pornografía, y también la subrogación de vientres, convierten el cuerpo de las mujeres, es decir, a las mujeres, en mercancía. Tienen derecho a una relación sexual (y encontrar excitación sexual en ella) sadomasoquista, sin puritanismo, liberal, de ser mujeres sumisas y tener un hombre dominante; pero no tienen derecho a señalar la violencia latente en este tipo de relaciones que más que sexuales son de poder, donde ellas siguen representando el papel que la sociedad heteropatriarcal les ha asignado: servir al hombre, ser una posesión de un hombre. Tienen derecho a cualquier orientación sexual disidente que quieran, pero no a identificarse como mujeres para no ofender a las “verdaderes mujeres” (las que nacieron con pene).

De todos modos, Sheila Jeffreys lo hace en este libro, que pone en evidencia, con claridad y lucidez, cómo la comunidad queer y la teoría queer son dos de las vanguardias del heteropatriarcado (pos)moderno, enemigas del feminismo y de las mujeres en general. No es una obra políticamente correcta. No está escrito cuidándose de no ofender a nadie. Unpacking Queer Politics es un libro duro, directo, incómodo. No es raro que los sujetos de su crítica ataquen a la autora y descalifiquen su obra por todos los medios de que disponen, exactamente de la misma forma en que la sociedad patriarcal se defiende del feminismo atacándolo y riduculizando a las mujeres feministas y a sus aliados.

Anuncios

About the post

No ficción

¿Qué te pareció esta publicación? ¡Cuéntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: