Los precaristas, novela steam/diesel/atom/greenpunk y distópica

los-precaristasAlejandro Íñigo (1936-2004) fue un escritor y periodista mexicano que, en su faceta de comunicador, llegó a entrevistar a figuras importantes de su época, como Fidel Castro y la reina Isabel, y siguió publicando en distintos periódicos hasta su muerte, y como escritor, publicó varias novelas importantes, de entre las que destacan Emiliano (1979; ganadora del Premio Mixcóatl) y Los precaristas (1981; Medalla de Oro al Mérito Literario de la Asociación Iberoamericana de Periodistas), ésta última convertida en obra de culto y pionera del steampunk y sus derivados.

Los precaristas es una novela de ciencia ficción mexicana que cuenta la historia de Juanito, un niño sordomudo, habitante de una oscurecida ciudad de México a la que no entra la luz, quien al quedarse huérfano decide emprender un viaje para conocer el sol, en el cual será capturado y convertido en esclavo, conocerá a José, quien será su mejor amigo y compañero, entra al servicio del hombre de blanco, un científico probablemente loco, y se va vivir al fondo del mar.

Juanito es uno de los muchos millones que habitan esa ciudad, hacinados y sin nada para alimentarse además de flores y unas cápsulas que regala el gobierno, con nutrientes y drogas para mantener a las personas en un estado de pasividad absoluta, que los ha llevado a dejar de ser humanos, para convertirse en lo que ahora llaman “precaristas”.

Esta historia del futuro comienza mucho antes, durante la globalización económica, dominada por un grupo reducido de superpotencias que trataban de apoderarse de las reservas de petróleo de todo el mundo, cosa que logran a través de guerras e intervenciones en las naciones productoras de este recurso. A esto hay que sumarle la corrupción del partido de los cien años en el poder (el PRI) y la degradación del medio ambiente.

Cuando los países tercermundistas quiebran económicamente a causa del capitalismo, se unen para crear una bacteria (llamada oleovita) que se alimenta de los nutrientes del petróleo, dejándolo inerte, como un agua negra sin valor. Esto trae consigo una crisis energética, y el mundo se divide entre los que regresan a la tecnología basada en la máquina de vapor, y aquéllos que, con mayores recursos económicos y técnicos, buscan la solución a través del uranio y el plutonio (energía atómica).

El mundo sigue tratando de recuperarse cuando comienzan a aparecer extrañas mutaciones en los seres humanos; ya no sólo existen precaristas (que respiran monóxido de carbono, sordomudos de nacimiento), ahora hay hombres-termita que se alimentan de madera y parecen carecer de voluntad propia; habitantes de las catacumbas del metro subterráneo; hombres-pez, que habitan en ciudades submarinas; y hombres de piel de hule, que se alimentan de chapopote y podrían ser la personificación antropomorfa de la oleovita.

La novela comienza como un relato postapocalíptico, que muestra los efectos del capitalismo en el mundo y el clima: ciudades ruinosas, pobreza extrema, élites corporativas y un sentimiento de desesperanza general. Conforme el tema de la crisis de energéticos se desarrolla, aparecen elementos steampunk (el recurso de la vieja tecnología de vapor para intentar continuar el desarrollo de la humanidad), atompunk (el desarrollo de las energías atómicas no sólo como armamento, sino en absolutamente cada aspecto de la cultura), el dieselpunk (el petróleo ya no como un combustible para animar motores, sino como una fuente de proteínas para el consumo humano) y el greenpunk (búsqueda de soluciones técnicas para contrarrestar los efectos del cambio climático, o para aprender a vivir en una nueva ecología global.

El episodio sobre las ciudades submarinas, que parecen en un principio la sociedad ideal, al mostrar sus defectos y sus excesos (por ejemplo: cadena perpetua, verdaderamente perpetua, al castigar con una modalidad de encierro por toda la eternidad a los criminales), así como la pervivencia de la clase política mexicana, con los mismos vicios y problemas de la burocracia de siempre, poco a poco revelan la obra como una auténtica distopía.

Los precaristas no es una novela fácil de encontrar. La leyenda dice que tras su publicación, causó irritación entre las élites del poder, y el libro fue retirado de las librerías y borrado del catálogo de la editorial (Grijalbo). El tiraje, dice el libro, constó de 20,000 ejemplares, pero sólo se vendieron unos pocos antes de su censura, y nunca ha sido reeditado.

Si lo anterior es cierto o no, no lo puedo constatar, pero si buscan en internet, verán que no hay mucha información sobre el libro o su autor.

Anuncios

About the post

No ficción

¿Qué te pareció esta publicación? ¡Cuéntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: