Radiance, el ‘decopunk’ de Catherynne M. Valente

Radiance, de Catherynne M. Valente, comienza con un prólogo de metaficción que sirve, por un lado para introducirnos a los personajes y, por otro, como manifiesto sobre qué esperar de la novela. El narrador nos dice que hay dos formas de abordar las historias: Una es in medias res, y la otra, ab ovo. Esta última trata de presentar el mundo narrativo poco a poco, con lentitud, antes de llevarnos a la acción y al problema. Y Radiance es así. Al terminar el prólogo hay un segundo prólogo, armado como dos artículos de revista de sociedad, intercalados párrafo a párrafo, para darnos un retrato de la aparición de Severin, y de su muerte.

Después arranca la novela formalmente, aunque todavía se toma su tiempo con capítulos de construcción del mundo narrativo (elaborados como guiones de cine), y no es hasta más tarde, cuando uno ha llegado ya al 10% de la obra que se nos dan pistas sobre de qué trata: un misterio, un grupo de personas desaparecidas en una expedicióm para filmar una película, en la que hubo muertos y desaparecidos. El narrador de esta parte es uno de los sobrevivientes.

La novela se arma a través de transcripciones de audio caseras e interrogatorios, secuencias descriptivas de películas, artículos de revista de chismes de famosos, diálogos entre los productores de las películas y otros fragmentos similares.

No hay un narrador estable, sino que hay un grupo de ellos que nos cuentan la historia de Severin Unck, desaparecida durante la producción de una película, a través de sus distintos puntos de vista. Es una novela compleja, pero está tan bien pensada que aunque al principio el lector no sabe hacia dónde va, a la mitad del libro ya tiene suficiente material de dónde agarrarse para seguir las historias de cada uno de los personajes y su relación con la desaparecida cineasta.

Del mismo modo que la historia es contada desde distintos ángulos, el género de la obra también está fabricado desde distintas perspectivas. Radiance es una novela que se inspira en la ciencia ficción clásica, donde el ser humano ha colonizado y habita todos los planetas del sistema solar; al mismo tiempo, es una ucronía quasi steampunk donde la tecnología y la cultura postvictoriana no fueron sustituidas sino perfeccionadas, principalmente la fotografía y el cine, que aunque puede hacerse sonoro, la mayoría sigue prefiriendo el cine mudo, por lo que estamos ante una obra decopunk (una versión pulida y más bien luminosa del dieselpunk, usando más o menos los mismos elementos —pulp, filmes serializados, film noir, art deco— y ubicado en la misma época); los elementos metaficcionales en las conversaciones de una Severin Unck niña con su padre, Percival Unck, famoso y exitoso director de romances góticos comerciales, también la aproximan al existencialismo de Grant Morrison, especialmente en sus obras Animal Man y The Invisibles, donde los personajes y narradores se cuestionan quién está contando su historia y a quién se la cuentan; los distintos episodios cinematográficos de un ficticio Anchises (en oposición al Anchises real de la novela) nos llevan de regreso a la shakespeareana “obra en una obra”, y lo hace a través del noir, del horror gótico y de los cuentos de hadas.

Lejos de ser una obra caótica y desordenada, Radiance es una novela sobresaliente llena de ideas, algunas desarrolladas, otras sólo arrojadas para impregnar la imaginación del lector, acerca de la familia, la pérdida, la memoria, la exploración espacial y el significado simbólico del cine y las historias.

Anuncios

About the post

No ficción

¿Qué te pareció esta publicación? ¡Cuéntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: