Noctuario: sobras de sueños (reseña)

Esto es lo que creo que sucedió: Thomas Ligotti escribió y publicó un puñado de relatos notables, alcanzó el reconocimiento y los editores lo proclamaron sin miramientos, “el nuevo Lovecraft”. Y con el título, llegaron la fama y la riqueza (dentro de los límites del género, claro).

Pronto, él mismo debe de haberse convencido de ser aquel gran autor que todos decían que era. Nunca sobornó a nadie, así que todos los elogios eran sinceros, luego ¿por qué dudarlo? Sin duda era tan bueno como se decía.

No lo dudó. Pero escribió una serie de relatos brevísimos (flash fiction) sin pies ni cabeza, aburridos, meros esbozos “para desarrollar mañana”, pero convencido de que, ya que era el nuevo amo de la literatura de horror, eran obras maestras de la ficción breve.

Los editores se dejaron engañar (aunque sin la intención de engañar, ¿existe el engaño?) y publicaron esos bocetos inacabados, esas “sobras de sueños”. Más de un editor debió pensar que no era tan listo para comprender qué eran esas cosas que había enviado Ligotti pero no tan estúpido como para rechazarlas. “Los lectores se darán cuenta de su valor”, pensarían, “un gran maestro no siempre es comprendido por sus editores”, se dirían para justificar la publicación de tales obras. Si les preguntaran, pondrían el ejemplo de Farnsworth Wright, que en vez de ser recordado como un editor valiente y visionario, quedó para la posteridad como un invidente.

Pero a los lectores no nos engañas, Ligotti. Junto a tus varios buenos (muy buenos) relatos, llenos de horror y filosofía oscura–pesimismo, materialismo, nihilismo–tienes un montón de tomaduras de pelo, que has reunido en la parte de atrás, al fondo, en el trastero de ese museo de horrores llamado Noctuario. Así que el título de genio, gran maestro o cualquiera que te den este año, no es tan merecido.

Pues Noctuario no se compone sólo de esos textos breves e irrelevantes, también incluye unos cuantos relatos estupendos, más extensos y muy bien escritos, que le añaden valor a la colección, no lo suficiente para justificar la compra de la bastante cara edición Valdemar, pero sí, quizá, de la edición Kindle (en inglés).

Anuncios

About the post

No ficción

¿Qué te pareció esta publicación? ¡Cuéntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: