Mamífero

Fuente: https://images.unsplash.com
Fuente: https://images.unsplash.com

La criatura apareció de pronto, saliendo del bosque para cruzar la carretera. Aunque los reflejos del conductor eran casi perfectos, la velocidad a la que sucedió todo, no le permitió esquivar el golpe y arrojar a la criatura unos quince metros adelante. “Maldito modo manual”, se lamentó en silencio el conductor.

El golpe activó instantáneamente el piloto automático, y el vehículo se detuvo al momento; la cabeza del conductor golpeó bruscamente el volante. Los sistemas de preservación se activaron para evitar daños severos al conductor. La seguridad del vehículo era secundaria.

Su cerebro central se desconectó durante unos minutos. Se reinició con un escaneo rápido. Todo parecía bien, sin daños que lamentar, pero haría falta un escaneo profundo más tarde, en cuanto estuviera en casa.

La voz fría del vehículo le hizo saber al conductor que había arrollado a un ser vivo y lo había matado. El conductor no lograba decidirse entre irse a casa y salir a investigar. Salir iba contra toda la lógica en que se basaba su existencia, pero esa misma lógica lo había llevado, y no sólo a él, a desarrollar una vasta curiosidad por las cosas del mundo.

Bajó del vehículo y descubrió que su víctima era un mamífero desconocido. Buscó en el banco de datos pero no había registros sobre la extraña criatura. Físicamente, se parecía al conductor, salvo por la estructura orgánica en vez de una a base de metal y silicón. Como otras criaturas, tenía pelo en el cuerpo, particularmente en la cabeza y la zona genital, pero la mayor parte estaba cubierta sólo por un ligero vello.

Un escaneo RX parcial a su estructura ósea, le reveló al conductor que la criatura había caminado erguida, igual que él, y una tomografía simple, que su cerebro era grande y complejo, más que el de cualquier mamífero conocido. Compartía ciertas características con los grandes simios extintos, como los orangutanes y los bonobos, que eran muy estudiados en la actualidad, pero era evidente que los había aventajado en inteligencia.

Fuente: http://www.trendhunter.com/
Fuente: http://www.trendhunter.com/

El conductor registró en su memoria temporal lo que había descubierto. Pero consideró que si contaba su encuentro, todos pensarían que el golpe había dañado su cerebro central. Sería más conveniente volver con un grupo de investigadores para dar fe del hallazgo. Volvió al vehículo, inició el piloto automático y le indicó que lo llevara a casa. Cuando se alejó, el conductor creyó ver reflejados en la esfera cristalina que era su vehículo, a más de esas criaturas saliendo del bosque y llevándose al caído. Miró atrás. ¿Era una mirada hostil la que le dirigía una de aquellas bestias? Tal vez sería mejor borrar caché y olvidarse de ello. Con un comando de voz, inició la limpieza de su memoria temporal.


“Mamífero” forma parte de la colección El país de noviembre, que reúne 18 relatos desbocados e inesperados. ¡Cómpralo ahora mismo!

Anuncios

About the post

Ficción

¿Qué te pareció esta publicación? ¡Cuéntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: