Cómo escribir un cuento: método fractal

Introducción

En mi viejo taller de creación literaria, los aprendices solían preguntarme si había métodos o manuales sencillos para escribir un cuento, y se mostraban decepcionados cuando les respondía que la mejor forma de escribir un cuanto o una novela, era ponerse a escribir y escribir, y a revisar y revisar, a corregir y corregir.

Aunque sigo sin dar crédito a quienes afirman que han desarrollado una guía infalible para producir textos literarios de calidad, pues en la teoría es posible que puedan asombrarnos pero en la práctica, generalmente sólo nos llevamos chascos, con el tiempo y la experiencia adquirida en el taller y en la redacción de mis propias obras, y tras platicar del tema con otros escritores, he descubierto o desarrollado algunas técnicas que pueden ser empleadas por todo el mundo, para producir textos de ficción, desde cuentos hasta novelas, pero también ensayos y artículos (lo lamento, la escritura de poemas todavía se halla fuera del alcance de mi interés).

Uno de los métodos más útiles que conozco, pero que es también uno de los más laboriosos, se basa en un concepto de las matemáticas, y es el que se denomina fractal o copo de nieve (un copo de nieve no es sino un fractal).

Método fractal

Un fractal es una figura geométrica con una estructura básica fragmentada que se repite a diferentes escalas. Pero no se preocupen, no vamos a meternos en problemas de matemáticas, tan sólo usaremos el concepto como base para nuestro método.

Analicemos esta ilustración:

Es la representación de un fractal, en geometría. El triángulo negro es la semilla. La semilla es la figura básica en la que se basa un fractal. El primer paso para elaborarlo es multiplicar la semilla para obtener un patrón, que no es otra cosa sino la repetición de la figura básica a diferente escala. A continuación, multiplicamos el patrón para obtener un nuevo patrón más complejo, de nuevo a diferente escala. Podemos continuar repitiendo cada nuevo patrón a una nueva escala para obtener patrones cada vez más complejos. En teoría, el proceso puede repetirse infinitamente, pero nos preguntamos cuál es el sentido de hacerlo.

Cómo funciona el método fractal

Este método consiste en 3 pasos básicos, aunque pueden ser más según los deseos del autor o los requerimientos del texto para alcanzar el nivel de detalle y extensión que necesite.

No es posible determinar la extensión ideal de un texto, es algo que se logra con el tiempo y la práctica. Algunas veces, en el paso 2 el cuento ya está terminado, en otras, se requieren 3, 6, o cualquier otra cantidad de ellos.

A. Semilla (idea base)

El método que proponemos no es más que una analogía de este proceso. Lo primero es obtener la semilla. Nuestra semilla es una idea básica, un resumen breve, idealmente de unas pocas líneas, donde expreses de qué se trata tu narración. Por ejemplo:

Un loa amante del blues y del black metal vikingo por partes iguales, tiene una guitarra mágica que permite interpretar black y blues como un virtuoso. Le hacen trampas para robársela pero él siempre vuelve y la recupera; al final, la vende pero ella pierde su magia y es una guitarra común, y él se aleja con un casco con cuernos al interior de una portada de Bathory.

Este párrafo breve nos de un resumen conciso acerca de lo que se planea escribir, y es la semilla de la que nacerá un cuento en forma. En este ejemplo averiguamos un poco el desarrollo y el desenlace del relato. Aunque no es necesario que tengas claro todo eso, sí es recomendable que al menos tengas una idea aproximada de adónde quieres llevar tu relato; más adelante, puedes cambiar de dirección, si así lo deseas o si el avance natural del cuento así lo requiere.

B. Patrón 1 (primer borrador o esqueleto)

El siguiente paso es tomar nuestra semilla y desarrollarla a una diferente escala, para obtener el equivalente textual al patrón 1. En la escritura de textos esto significa desarrollar cada idea de nuestro párrafo base, es decir, desarrollar cada idea simple de la semilla en un párrafo separado, añadiendo algunos detalles más. Siguiendo con nuestro ejemplo, al desarrollar con detalles la línea: “Un loa amante del blues y del black metal vikingo por partes iguales, tiene una guitarra mágica que permite interpretar black y blues como un virtuoso”, obtenemos lo siguiente:

Papa Malenfant, a veces llamado Taureau-trois-graines, era un loa poco conocido, al que rara vez se le pedían favores. Le gustaban la música, el escándalo, el licor barato y las peleas (de gallos, de perros y de personas), y al manifestarse en una posesión, sus acólitos solían entrar en un frenesí salvaje del que les costaba demasiado trabajo salir; usualmente esas manifestaciones terminaban en orgías de sangre o sexo. Por ello, se le consideró un loa proscrito.

Pero los tiempos cambian, también para los espíritus. Llegó una época cuando Papa Malenfant fue menos temido y su culto recuperó algo de su antiguo vigor. El loa, claro, había cambiado algunos de sus malos hábitos, logrando congraciarse con los fieles, y había aprendido a disfrutar de algunas de las expresiones de la cultura, como la música. Particularmente, aprendió a amar el blues y el black metal, y aprendió a tocar la guitarra eléctrica con los dientes.

Como casi todos los loas, usó sus habilidades especiales para darse gusto, y fabricó una guitarra que le permitía interpretar como un dios, casi a la altura de JimiHen, y pasar con facilidad de los requintos melancólicos y alegres de la música negra a los riffs atronadores de la música más negra. Era tan buena, y él era tan bueno usándola, que no le costó mucho trabajo armar una banda de black metal negro, a la que bautizó Taureau-trois-graines, y que se conformaba de músicos importados de Memphis y Pòtoprens. Todo sonaba muy bien, pero hacía falta una voz.

Del mismo modo, proseguimos con cada idea restante. Al final, obtendremos el patrón 1, una sinopsis más amplia o primer borrador de nuestro cuento.

Aquí ya vemos que nuestra idea básica va cobrando forma y ya tiene la apariencia de un relato de verdad.

El primer borrador en algunas raras ocasiones puede servir como texto final, y sólo hace falta una revisión cuidadosa para corregir cualquier error o añadir cualquier detalle que nos haya faltado. Sin embargo, lo más común es que este primer borrador nos sirva más como el esqueleto sobre el que armaremos nuestro relato.

C. Patrón 2 (segundo borrador o versión final)

Para obtener el segundo borrador, repetimos el paso anterior con cada párrafo del primer borrador. (Nota: Es probable que algunos párrafos no se puedan desarrollar más, o que no sea necesario hacerlo.)

Como regla general, debemos considerar el primer borrador como nuestro esqueleto, y el segundo borrador, como el proceso mediante el cual ese esqueleto obtiene su forma final.

Siguiendo el ejemplo anterior, desarrollando los mismos tres párrafos para su versión final, tendríamos:

Grande Malenfant, a veces llamado Taureau-trois-graines, era un loa poco conocido, al que rara vez se le pedían favores o se le dedicaban ofrendas. Le gustaban la música, el escándalo, el licor barato—”no hay licor demasiado barato”, decía—y las peleas clandestinas de gallos, de perros y de obreros. Cuando era invocado y se manifestaba a través de la tradicional y ostentosa posesión, sus acólitos solían entrar en un frenesí salvaje del que no era fácil escapar; usualmente esas manifestaciones terminaban en orgías de sangre o sexo. Estas prácticas llevaron a los fieles a considerar a Malenfant uno de los loas proscritos por la tradición.

Pero los tiempos cambian y el pensamiento evoluciona, y este principio eterno funciona lo mismo para los hombres que para los espíritus. Llegó una época cuando Grande Malenfant fue menos temido y su culto recuperó una parte de su antiguo vigor. Otros loas comenzaron a verlo con respeto una vez más. El loa, claro, había cambiado algunos de sus malos hábitos, logrando congraciarse con los fieles, aprendiendo a disfrutar de algunas de las expresiones de la cultura popular, como el rock. Sobre todas las invenciones humanas, aprendió a amar el blues y el black metal nórdico, y también aprendió a tocar la guitarra eléctrica con los dientes.

Como digno representante de su panteón, Malenfant usó sus habilidades especiales para satisfacer sus más caros deseos. Ingresó a un taller de artes y oficios, y con sus propias manos, fabricó una guitarra negra que le permitiría interpretar sus temas como un dios, casi al mismo nivel de virtuosismo con que lo hacía Jimi-Hen. Pero si pretendía completar su obra maestra, era necesario que un sacerdote católico la santificara.

En estos 3 párrafos vemos un desarrollo más amplio de los 3 párrafos del paso anterior, pero en vez de desarrollar cada idea en un párrafo nuevo, buscando generar un nuevo patrón, en el ejemplo dado hemos optado por considerar ésta la versión final (aunque al completarla se tiene que trabajar en ella para subsanar cualquier defecto que tenga el relato).

Tomar el primer borrador como esqueleto es muy útil cuando se busca producir cuentos breves. Un relato más extenso, o una novela corta, requerirán de sucesivos pasos para generar nuevos patrones o borradores cada vez más detallados. Para escribir una novela, es necesario que cada capítulo se trabaje como un proceso semilla/patrón independiente.

Comentarios finales

Parte importante del oficio de escribir es saber cuándo parar, y ese conocimiento no se encuentra en ningún manual, sino que se obtiene a través de la práctica constante y la experimentación; tampoco viene mal un poco de buena suerte.

Su naturaleza fractal permite que un texto se siga desarrollando indefinidamente. Un escritor perfeccionista puede pasarse toda la vida vistiendo ese esqueleto, llegando al cuarto borrador, al décimo borrador, el centésimo borrador, al milésimo borrador. Si sigue así, morirá antes de escribir el punto final de su obra. ¡Nadie quiere eso! Al igual que con el ejemplo de la geometría que se dio al principio, ¿cuál es el sentido de hacer algo así?

Una sugerencia sensata y que da buenos resultados, es tomar como versión final el segundo o tercer borrador, y trabajar sobre esta versión final para corregir y pulir. Durante la revisión, se corregirán errores de coherencia y se eliminarán o añadirán detalles, según el autor los considere o no importantes para la mejor exposición de la idea básica, que para este momento sin duda habrá evolucionado y cambiado bastante.

Si te gustó este artículo, descarga el ebook con este contenido (incluye la versión íntegra de “Black Metal negro”). Disponible en los formatos PDF, Epub y Kindle (Mobi); también puedes consultarlo en línea desde Papyrus Editor. También puedes leer “Black Metal negro” en este link.

Anuncios

About the post

No ficción

4 Comments

Add yours →

  1. Tenés una manera muy detallista de escribir y planificar los relatos. Supongo igual que es un estilo de planificar que se te fue dando con el tiempo ¿no?

    Me gusta

    • Jorge Jaramillo Villarruel 28 septiembre, 2015 — 10:49

      Sí,aunque no es la única forma en que lo hago. Iré subiendo artículos de los métodos que conozco y que me he inventado, los que a mí me han servido. Pronto subiré uno sobre mi respuesta a la pregunta que me han formulado algunas personas: “¿Cómo le haces para escribir bien?” Modestia aparte, después de prácticamente dos décadas en eso de la “escribida”, algo tenía que haber aprendido a hacer bien, ¿no crees?

      Por cierto, he comenzado a leer tu novela. Ya me llevé los primeros tres episodios a mi teléfono y he leído el primero. ¡Me agrada el ritmo vertiginoso! Pronto leeré los otros dos y esperaré los siguientes. ¡Gracias!

      Le gusta a 1 persona

¿Qué te pareció esta publicación? ¡Cuéntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: