Trampa con cereza

Ilustración: Valeria Uccelli
Ilustración: Valeria Uccelli

—Quiero hacerte el amor.

—Primero me tienes que atrapar.

Él corrió detrás de ella cuando echó a correr por la floresta. La persecución duraba horas y días, y él comenzaba a pensar que nunca la podría hacer suya. El rastro que ella dejaba era apenas visible, flotaba más que corría, podría pensarse.

Jadeaba, rendido. Decidió tomarse un descanso. Sentado junto a un árbol, vio que de él colgaban cerezas de un rojo cautivador y aroma sin igual. Comenzó a comerlas, y se le ocurrió un modo de atraparla.

Preparó una trampa con una cuerda y la rama de un árbol, y colocó como carnada una de aquellas cerezas, una bien grande y brillante, y de perfume intenso. Después, se ocultó detrás de un grupo de arbustos, y esperó.

Algún tiempo después, ella pasó por allí, furtivamente, pero percibió el aroma de la cereza y se acercó. Miró hacia todos lados, con sospecha, pero al no ver a nadie, estiró el brazo y tomó la fruta. La cuerda se cerró sobre su muñeca, y la rama se agitó, regresando a su posición original, en lo alto del árbol.

—Te atrapé —dijo él, saliendo de su escondite.

—Muy bien, te felicito; ahora bájame de aquí, y vamos a tu cama.

Ella estaba semidesnuda sobre la cama, y él metió los dedos de su mano derecha en la boca de ella, jugando con su lengua. Metió los dedos de la mano izquierda en el sexo de ella, y los comenzó a mover de mil maneras. Colocó su boca sobre uno de los senos de ella, y paladeó como enorme gozo. Ella se retorcía, gemía y suspiraba; su respiración se volvió intensa, violenta, y comenzó a arrojar chispas por los ojos, y un mecanismo interno se activó. Él pudo escucharlo. Era como un reloj. Tic-tac, tic-tac.

Él dejó de jugar con el cuerpo de ella, y sintió miedo. ¡Era una bomba! Lo supo, y corrió a refugiarse debajo de la cama, acobardado. Aún escuchaba la respiración agitada de ella, cada vez más veloz, hasta que una fuerte explosión, la hizo callar. Él vio el resplandor del fuego sobre las paredes de la habitación, y esperó un tiempo, hasta darse cuenta de que el incendio había pasado; entonces, salió de su escondrijo.

Buscó sobre la cama. El cuerpo de ella estaba ahí, destrozado, consumido por las llamas, entre sus dientes sujetaba algo. Era una cereza. Una de esas bombas cereza, que causan estragos en los baños de los colegios.

—¿Ha valido la pena? La tuve y ahora la perdí.

Se alejó caminando por el bosque, ignorando los cerezos en flor, que lo hacían pensar en ella, deteniéndose sólo a comer fresas y zarzamoras.

Publicado en Axxón #186, junio de 2008.

Anuncios

About the post

Ficción

¿Qué te pareció esta publicación? ¡Cuéntame!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: